Post Format

El término “Superalimento” parece corresponder a una realidad científica, y deberías estar comiendo más.

Leave a Reply

El término “superalimento” en realidad no significa nada, y la mayoría de los alimentos que se esconden detrás de esa etiqueta no son tan buenos. Pero hay docenas de alimentos reales y nutritivos en los que deberías comer más en este momento.

Gracias a algunos de los científicos de la principal institución de salud pública de los Estados Unidos, no tiene que buscar demasiado para encontrarlos. La gente de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades clasificó los siguientes artículos en orden de la cantidad de nutrientes que empacan por calorías.

Los estudios no solo sugieren que las personas que comen más de estos alimentos tienden a ser más delgados y viven más tiempo que aquellos que rara vez o nunca los comen, también están relacionados con un riesgo reducido de enfermedades crónicas como la enfermedad cardíaca y la diabetes.

Así que comienza a agregarlos a tu dieta.

El repollo es una buena fuente de calcio, hierro, fibra, ácido fólico y vitaminas.

El repollo y su primo El repollo chino es rico en calcio, hierro, fibra, ácido fólico y vitaminas, y muy bajo en calorías: 22 por una taza de la variedad regular servida cruda y solo nueve por una taza de la variedad china servida cruda.

Paquetes de coliflor en la fibra y el ácido fólico.

La coliflor es rica en fibra y ácido fólico, vitaminas B6, C, K y potasio. Una taza de coliflor cruda picada tiene solo 27 calorías, 3 gramos de fibra y 2 gramos de proteína. Mezcle un poco en su próximo curry.

El colinabo es rico en vitaminas C, B6 y potasio.

El colinabo, un vegetal blanco roto del que probablemente nunca hayas oído hablar, es rico en fibra, ácido fólico, vitaminas C y B6 y potasio. Una taza de ella contiene solo 37 calorías pero 5 gramos de fibra. Pruébalo al horno.

Las cebolletas son fuentes sabrosas de vitaminas A y C.

Las cebolletas, conocidas por su textura crujiente y sabor conmovedor, son bajas en calorías (solo 32 por una taza entera) pero altas en nutrientes como las vitaminas A y C. Intente cortar algunas y agregarlas a las ensaladas.

Las coles de Bruselas contienen compuestos que también se encuentran en otras verduras de hoja como el brócoli que pueden ayudar a reducir el riesgo de ciertos cánceres.

Un miembro de la familia del repollo, las coles de Bruselas contienen compuestos llamados glucosinolatos e isotiocianatos que pueden ayudar a reducir el riesgo de ciertos cánceres, según un estudio publicado en el Journal of Food Science.

Bruselas también es rica en fibra, ácido fólico, vitaminas A, C, K y B6, hierro y potasio. Una taza de ellos hervida tiene alrededor de 56 calorías y también contiene algo de proteína.

Una taza de calabaza tiene más potasio que un plátano.

El color naranja profundo y natural de una calabaza es una buena indicación de su riqueza en betacaroteno o vitamina A, que juega un papel clave papel en la preservación de nuestra visión, especialmente en la noche.

Además, tienen un alto contenido de potasio (una taza de paquetes de calabaza triturados y hervidos más que un plátano), fibra, vitaminas B6, C, E y hierro, y se pueden hornear en un delicioso gratén de otoño.

El brócoli tiene un impacto medio de folato.

Varios estudios sugieren un vínculo entre verduras crujientes como el brócoli y un riesgo reducido de ciertos cánceres y otras enfermedades crónicas.

Además, los árboles en miniatura tienen un alto contenido de vitamina C y folato, lo que es especialmente importante para las mujeres que desean un embarazo algún día. Así que intente tirar unos pocos tallos en su próximo salteado.

La rúcula Zesty puede ayudar a mejorar la digestión.

Este verde picante es una deliciosa adición a una ensalada o pizza. Al igual que sus primos brócoli y col rizada, la rúcula tiene muchos nutrientes que se han relacionado con la prevención de enfermedades y la digestión mejorada. Además, es una buena fuente de zinc, calcio y hierro. Mezcle en su próxima pizza.

Los pimientos proporcionan el 300% de su cantidad diaria de vitamina C.

Una gran fuente de vitaminas A y C, los pimientos son una adición crujiente a las ensaladas y salteados. Una taza de pimiento crudo proporciona casi el 100% de su ración diaria de vitamina A y el 300% de su ración diaria de vitamina C. También son una gran fuente de vitamina B6.

Los verdes de Collard tienen sus vitaminas cubiertas de la A a la Z, literalmente.

Como excelentes fuentes de fibra, ácido fólico, magnesio, vitaminas A, B6, C, E, K, calcio, hierro, potasio y zinc, las berzas tienen sus nutrientes cubiertos de A a B.

Una taza de col rizada le da casi el 700% de su ración diaria de vitamina K.

Claro, está de moda ahora, pero la col rizada ha sido buena para ti desde mucho antes de que fuera genial.

Una taza de kale cruda picada le da más del 200% de su ración diaria de vitamina A más un increíble 684% de su asignación de vitamina K. También tiene un alto contenido de vitaminas C, B6, calcio y potasio.

Al igual que el brócoli, la col rizada también contiene altos niveles de compuestos vegetales glucosinolados, que pueden ser útiles para proteger contra ciertos tipos de cáncer.

Las cebolletas contienen mucha fibra y vitaminas.

Deliciosas en una papa al horno, las cebolletas son ricas en fibra, vitaminas A, B6, C y K, así como también folato, calcio, hierro, magnesio y potasio.

No descartes la lechuga.

La próxima vez que alguien menosprecie una ensalada como “solo lechuga”, recuérdeles qué buena es para usted la lechuga de hoja. Con solo cinco calorías por taza, la lechuga de hoja también contiene vitaminas A, B6, C y K, así como también calcio, magnesio, fibra, hierro y potasio.

El perejil y la achicoria son buenas fuentes de fibra y vitaminas.

Tanto el perejil como la achicoria son excelentes fuentes de vitaminas, ácido fólico y zinc. Y tienen muy pocas calorías: solo 22 por una taza de perejil crudo y siete por una taza de verduras de achicoria crudas.

La espinaca puede ser un verdadero alimento energético.

La espinaca contiene varios compuestos vegetales, como kaempferol, que los estudios sugieren que desempeña un papel en la protección contra el cáncer y otras enfermedades crónicas.

De hecho, un estudio de 2011 sugirió que algunos de estos componentes ayudaron a los ciclistas a usar menos oxígeno en el transcurso de un paseo. Y un estudio de 2014 descubrió que otro compuesto de espinaca llamado tirosina ayudó a mejorar la velocidad refleja.

La acelga suiza es rica en hierro y magnesio.

Rica en fibra, vitaminas A, B6, C, E, K, calcio, hierro, magnesio y potasio, la acelga también es baja en calorías, con solo siete calorías por taza. Tanto sus hojas verde oscuro como sus jugosos tallos son completamente comestibles.

El berro podría ayudar a reducir el riesgo de enfermedades como la diabetes.

Aunque a menudo se pasa por alto, el berro es una alternativa densa en nutrientes a la lechuga común que se puede comer cruda o cocida.

Además, una gran revisión de cinco estudios publicados en el European Journal of Nutrition sugirió que el berro y otras verduras de hoja se encontraban entre los alimentos más destacados con los vínculos más fuertes para reducir el riesgo de diabetes tipo 2.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.