Post Format

Este componente, utilizado por décadas en la química, no existe en lo absoluto.

Leave a Reply

Un artículo curioso, publicado en la revista Chemical Communications, ha logrado hacer algo aparentemente extraordinario: ha hecho que un pequeño componente químico desaparezca de la historia.

Específicamente, es probable que nunca haya existido, lo que podría significar que muchos estudios de química preexistentes, si bien aún son en gran parte válidos, han basado su trabajo en una suposición falsa: un fantasma, por así decirlo.

Este estudio, dirigido por la Universidad de Australia Occidental y la Universidad de Murdoch, fue un tanto fortuito.

Un poco incomodo.

Estaban realizando un proyecto para investigar la eficacia de las soluciones de sulfuro para reducir las emisiones de mercurio de las refinerías que producen alúminio. Esto suena increíblemente especial, pero es un importante problema industrial relacionado con el procesamiento de minerales y la contaminación ambiental en el que varios estudios han trabajado a lo largo de los años. En cualquier caso, este último proyecto involucró una química altamente específica, utilizando diversos compuestos y variaciones de azufre.

Durante sus investigaciones, también observaron una especie química particular, el S2-ion. Aunque este ion ciertamente existe en varias formas, intentaban encontrar pruebas experimentales en una solución acuosa, un líquido en el que el agua actúa como la sustancia que se disuelve (el «solvente«).

Usando mezclas complejas de compuestos químicos que incluyen azufre, disueltos en soluciones acuosas hiperconcentradas, los colocaron en un espectrómetro Raman. Este dispositivo utiliza un láser para excitar energéticamente las moléculas específicas, y al utilizar la luz dispersada, un algoritmo de detección y decodificación es capaz de determinar qué especies químicas específicas están presentes.

Y voila!

Aunque no se trataba simplemente de detectar a la especie como una bacteria a través de un microscopio, el equipo no pudo encontrar ningún indicio de que existiera.

«Ya no hay evidencia experimental plausible para S2- en una solución acuosa», dijo a IFLScience el autor principal, el profesor Peter May, de la Universidad de Murdoch.

El documento del equipo señala que aunque la «presencia de cantidades significativas de S2 – en solución acuosa se descartó hace más de 30 años«, su nuevo trabajo «arroja serias dudas» sobre la formación de cualquiera de los iones esquivos de cualquier tipo.

Aunque se señala que nunca se puede «probar» que un componente químico no existe, simplemente no hay «evidencia creíble» de que este ion fantasmal en particular exista en una solución acuosa.

Y ahora qué?

Esta especie tampoco es solo una faceta menor de la química; ha aparecido en libros de texto, estudios y bases de datos como una «piedra angular de la termodinámica del sulfuro«, según May.

Como resultado, el equipo sugiere que debería borrarse de la literatura científica de inmediato para evitar que se realicen más cálculos erróneos que involucren sistemas de sulfuro. De hecho, el documento concluye con una nota bastante fuerte, exigiendo que la especie tenga que ser «desterrada por la comunidad química«.

Caray. Recuérdanos que nunca nos pongamos del lado malo de los investigadores de química.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.