Post Format

Sistema digestivo de este hombre produce alcohol después de consumir carbohidratos

Leave a Reply

Pareciera difícil de creer, pero es posible que el sistema digestivo produzca alcohol. En 2011, un hombre sano en los EE. UU. se lesionó el pulgar con tanta severidad que necesitó antibióticos. Los médicos recetaron cefalexina oral, un antibiótico común utilizado para tratar infecciones.

Una semana después de completar la ingesta, comenzó a experimentar algunos síntomas curiosos, como se documenta en un reciente informe de caso de BMJ Open Gastroenterology. Además de pérdida de memoria, la «niebla mental» y los episodios de depresión, comenzó a experimentar algunos cambios de personalidad y a actuar de forma inusualmente agresiva.

Esto continuó durante algunos años, y finalmente en 2014 fue remitido a un psiquiatra que lo trató con antidepresivos. Entonces, una mañana, la policía lo detuvo bajo sospecha de conducir bajo la influencia del alcohol.

Rechazó un alcoholímetro, pero fue hospitalizado, donde se encontró que su nivel de alcohol en sangre era de 200 mg / dL, equivalente a aproximadamente 7-10 bebidas (dependiendo de su peso) y suficiente para causar náuseas, vómitos, problemas de comprensión, lagunas mentales e incluso pérdida de conciencia.

Un sistema digestivo bastante extraño

Sin embargo, el paciente insistía a los escépticos médicos y policías, en que no había tocado una bebida en absoluto. Después del incidente, su tía le compró un alcoholímetro para registrar los niveles de alcohol en su aliento. Había oído hablar de casos similares de personas que se emborrachaban sin beber alcohol, y pensó que éste podría ser su caso.

Ella también lo impulsó a visitar a un médico en Ohio que había tratado con éxito a alguien con la afección. Efectivamente, después de una prueba de carbohidratos, donde el paciente recibe una comida de carbohidratos y se controlan sus niveles de alcohol en sangre durante unas pocas horas, mostró niveles elevados a pesar de no consumir alcohol, sus médicos encontraron Saccharomyces cerevisiae (levadura de cerveza) en sus heces y le diagnosticaron el extremadamente raro síndrome de auto-fermentación(ABS).

También conocido como síndrome de fermentación intestinal, el ABS hace que el sistema digestivo produzca suficiente etanol para intoxicarte. El sistema digestivo de todas las personas produce una pequeña cantidad de alcohol al digerir los alimentos azucarados y con almidón, pero cuando Saccharomyces cerevisiae está presente en el intestino, los niveles aumentan.

Se han informado varios casos en los últimos años, que generalmente involucran a pacientes desconcertados que son arrestados por conducir bajo los efectos del alcohol después de no beber nada y comer algo como pan o arroz basmati.

Parecía empeorar

El paciente recibió medicamentos antimicóticos para tratar la afección, pero pronto regresó al hospital después de una nueva crisis y tuvo una caída y se golpeó la cabeza, causando sangrado intracraneal. Aquí, sus médicos no le creían que no había estado bebiendo después de que sus niveles de alcohol en la sangre oscilaran entre 50 y 400 mg / dL.

Después de buscar ayuda, el hombre de 46 años de edad se encontró con los médicos del Centro Médico de la Universidad de Richmond en la ciudad de Nueva York, quienes eventualmente documentarían este caso, el primero de su tipo.

Tuvo que dejar los carbohidratos y lo trataron nuevamente con medicamentos antimicóticos orales, luego, sin que los médicos lo supieran, comió pizza y bebió refrescos azucarados, causando una recaída «severa» de ABS (antes de juzgar , ¿quién de ustedes puede decir honestamente que rechazaría la pizza?): le diagnosticaron ABS, en el primer caso documentado del síndrome resultante de los antibióticos.

«Postulamos que el antibiótico alteró su microbioma intestinal, permitiendo el crecimiento de hongos», escribieron en el informe del caso. «Este diagnóstico debe considerarse en cualquier paciente con manifestaciones positivas de toxicidad alcohólica que niegue la ingestión de alcohol». El informe confirma que 1.5 años más tarde, él permanece sin síntomas y sobrio, su intestino ya no es una micro cervecería.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.