Post Format

Sapos tóxicos no nativos invaden esta comunidad

Leave a Reply

Según informes locales, miles de sapos venenosos han inundado un vecindario del sur de la Florida, Estados Unidos; lo que aumenta los temores sobre los peligros que representan estos animales para las mascotas y los niños.

Los sapos comenzaron a aparecer en Palm Beach Gardens, una ciudad de 55,000 habitantes, al norte de Miami, en las últimas semanas, de acuerdo con la información brindada por la agencia de noticias norteamericana CBS Miami.

Estos animales están siendo encontrados en los jardines, piscinas, aceras y calzadas por las personas en el vecindario de Mirabella, según las imágenes compartidas por WPTV, una filial de NBC que se encuentra en Palm Beach, Florida.

«Acabo de ver una gran cantidad de sapos en todas partes, cubriendo cada pulgada cuadrada del suelo», dijo la residente Jenni Quasha a WPTV. «Ni siquiera eres capaz de caminar por la grama de la acera o de los parques sin que pises uno.

No son cientos de sapos, son miles

«No son cientos, estás hablando de miles de estos pequeños sapos bebés», le dijo la residente Carollyn Rice a CBS Miami. Los medios de comunicación informaron que estos animales eran sapos venenosos, también conocidos como sapos de caña.

Estos animales no son nativos de los Estados Unidos, pero su presencia en Florida data de la liberación accidental de unos 100 de un vendedor de mascotas en el aeropuerto de Miami en 1955, según la Universidad de Florida.

Los sapos de Bufo secretan una sustancia lechosa tóxica de sus cabezas cuando son manipulados o amenazados. Pueden quemar los ojos, irritar la piel y representar un grave peligro para los gatos y los perros si se ingieren, dijo la universidad.

Los anfibios están felices

La Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de Florida no ha respondido a los comentarios. No estaba claro de inmediato si la infestación estaba en curso. Mirabella at Mirasol Homeowners Association declinó hacer comentarios cuando fue contactada por The Washington Post.

Mark Holladay, el técnico principal de Toad Busters, dijo a CBS Miami que las fuertes lluvias en el área y el invierno más cálido ofrecieron un clima apropiado para que los anfibios se reprodujeran. Dijo que los sapos venían de un lago en la comunidad y advirtió a los residentes que mantuvieran a las mascotas y los niños alejados de ellos.

«Si una mascota ingiere demasiados, incluso de ese tamaño pequeño, causaría un problema», dijo. Los sapos están afectando la calidad de vida en el área. «No se puede nadar en la piscina ni jugar afuera y disfrutar del aire libre», dijo. «Solo espero que podamos resolver esto para poder ponerle fin».

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.