Post Format

Pacientes con Parkinson vuelven a caminar gracias a implantes eléctricos de columna

Leave a Reply

Pacientes confinados en sus hogares con Parkinson severo ahora pueden caminar más fácilmente gracias a un implante de columna creado por investigadores canadienses. El dispositivo se inserta en la columna vertebral y funciona estimulando eléctricamente la médula espinal.

A medida que la enfermedad de Parkinson se desarrolla y se vuelve más grave, la capacidad de los pacientes para caminar se ve cada vez más afectada. Muchos pacientes se caen o simplemente se congelan en el lugar, lo que dificulta enormemente las actividades cotidianas.

El nuevo tratamiento consiste en ayudar a aquellos que se han quedado confinados en sillas de ruedas por su condición. «La mayoría de nuestros pacientes han tenido la enfermedad durante 15 años y no han caminado con confianza durante varios años», dijo el profesor Mandar Jog, de la Western University de Canadá, a la BBC News en una entrevista.

«Para ellos pasar de estar en casa, con el riesgo de caerse, a poder ir de paseo al centro comercial y tener vacaciones es algo que debo ver». El año pasado, Jog y sus colegas informaron sobre los resultados de un estudio piloto en la revista Movement Disorders.

No se acaba el Parkinson, pero es una mejora

Insertaron sus estimuladores de la médula espinal en cinco hombres que sufrían trastornos de la marcha y congelación como resultado de Parkinson. El equipo descubrió que después de seis meses, la longitud de los pasos, la velocidad para caminar y la capacidad para levantarse de una sesión mejoraron en un 39 por ciento, 42 por ciento y 50 por ciento, respectivamente.

Mientras tanto, la confianza de los pacientes en su capacidad para realizar actividades sin perder su equilibrio mejoró en un 71 por ciento. Además, seis meses después de la cirugía, los participantes experimentaron cero casos de marcha congelada y no se informaron efectos secundarios adversos.

Un paciente había estado casi confinado en su casa durante unos seis años, pero después del tratamiento se fue de vacaciones a la costa este con su esposa. «Su esposa estaba literalmente llorando cuando nos dijo que él salió de su casa de campo y caminó por la playa solo», dijo Jog a Medscape.

Se deben hacer más estudios

Otro participante ya no estaba confinado a un scooter o silla de ruedas para moverse. Sin embargo, los investigadores señalan que esto fue simplemente un pequeño estudio piloto, por lo que ahora será necesario realizar un estudio clínico más extenso y duradero para replicar los resultados en una escala mayor.

Si el tratamiento resulta igual de seguro y efectivo en un número mucho mayor de personas, podría cambiar la vida de muchos pacientes cuyo movimiento está restringido por la enfermedad de Parkinson grave.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.