Post Format

Nanobots sintéticos cultivados en laboratorio podrían terminar oficialmente con la resistencia a los antibióticos.

Leave a Reply

La resistencia a los antibióticos es un problema serio que enfrenta la humanidad. Las infecciones bacterianas, una vez tratables con una simple dosis de antibióticos, ahora enferman e incluso matan a los pacientes. Y los médicos de hoy en día tienen pocos recursos. Muchas veces, no hay nada que puedan hacer.

Sin nuevas herramientas para combatir los microbios resistentes a los medicamentos, tales infecciones podrían matar hasta 10 millones de personas para 2050, predicen algunos expertos. En septiembre de 2016, las Naciones Unidas reconocieron formalmente la resistencia a los antibióticos como un problema mundial; el entonces secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificó la resistencia a los antibióticos como «una amenaza fundamental a largo plazo para la salud humana».

En respuesta, los gobiernos han incrementado los fondos para desarrollar métodos de lucha contra la resistencia a los antibióticos, incluidos nuevos medicamentos e investigación en el microbioma. Poco después de la reunión de septiembre, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en los Estados Unidos anunciaron que habían otorgado más de $ 14 millones para financiar nuevos enfoques para combatir la resistencia a los antibióticos.

Los investigadores han comenzado a considerar la biología sintética como una nueva forma de combatir las bacterias dañinas. Al crear sus propios microbios, los investigadores podrían proporcionar soluciones específicas para las bacterias mortales, a las cuales los antibióticos tradicionales no pueden ofrecer solución.

Los franceses ya trabajan en esto.

La compañia francesa Eligo Bioscience está creando «nanobots biológicos» diseñados genéticamente para combatir la resistencia a los antibióticos. Los nanobots están hechos de ADN y proteína sintetizados que les permiten dirigirse específicamente a las bacterias resistentes.

Aunque los antibióticos generalmente se usan porque un tipo particular de bacteria está causando problemas, la mayoría elimina todas las bacterias, incluso las buenas que componen el microbioma de una persona (la comunidad de microbios que viven dentro y sobre el cuerpo de una persona). Sin bacterias buenas para mantener a raya las bacterias malas, los pacientes se vuelven vulnerables a una serie de problemas de salud, como infecciones intestinales causadas por Clostridium difficile o úlceras por un exceso de la bacteria Helicobacter pylori.

El enfoque de Eligo se deshace solo de las bacterias que causan enfermedades, apuntando su ADN con precisión de francotirador, dijo a Futurism Xavier Duportet, gerente general de Eligo. Un paciente ingiere los nanobots, estos estarían inactivos hasta que llegaran al intestino, donde usarían la enzima de edición del gen CRISPR para escanear ADN bacteriano e identificar su objetivo.

Una vez que los nanobots encuentren bacterias causantes de enfermedades, las destruirían cortando secciones del código genético, dejando a las desagradables bacterias irremediablemente moribundas, pero todas las demás bacterias buenas permanecerían intactas. Los nanobots se convierten en una parte saludable del microbioma, evitando ataques futuros de sus bacterias objetivo.

Con precision de francotirador.

Si los nanobots de Eligo pueden apuntar a varios tipos de bacterias virulentas, la compañía podría evitar las trampas financieras que han impedido que otros desarrollen nuevos antibióticos. «Realmente es muy difícil hacer dinero con antibióticos hoy porque los reguladores piden antibióticos más precisos que no maten a todas las bacterias», explicó Duportet. «Incluso si logra hacer eso, su nuevo medicamento será utilizado no como un antibiótico de primera línea, sino como último recurso». Ese mercado es extremadamente pequeño y nadie está dispuesto a pagar por eso”.

Las drogas de Eligo, por otro lado, podrían ser una primera línea de defensa, tal vez incluso desplegadas antes de que un paciente sepa que se necesita una defensa. «Podría usarse como un medicamento profiláctico para eliminar realmente todas las bacterias resistentes a los antibióticos de alguien, incluso antes de que los pacientes se enfermen de ellos», dijo Duportet.

También habría muchos usos en otros sectores, como en los hospitales. Los cirujanos a veces recelan de operar en pacientes que portan bacterias resistentes a los antibióticos en su microbiota, es posible que los microbios no enfermen al paciente, pero podrían causar infección después de una cirugía. Las bacterias sintéticas de Eligo podrían descolonizar a los pacientes de estas bacterias, reduciendo la amenaza de infección.

Timothy Lu, profesor de ingeniería biológica en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, está impresionado con el trabajo de Eligo hasta ahora. Tanto en el laboratorio como en los organismos vivos, la tecnología central de Eligo ha demostrado matar bacterias como se había prometido, le dijo a Futurism.

Aun queda mucho por hacer.

Sin embargo, Lu reconoce que Eligo enfrentará desafíos para llevar su tecnología a la clínica. El mayor desafío, dijo, es «optimizar la entrega de las cargas terapéuticas en seres humanos». Es decir, ¿cómo puede Eligo asegurarse de que sus nanobots realmente lleguen al intestino para hacer su trabajo? La compañía aún no ha resuelto ese problema. Para hacerlo, tomará otros años de investigación.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.