Post Format

Las momias más antiguas del planeta se están convirtiendo en limo negro, pero ¿por qué?

Leave a Reply

Una colección de momias hallados en el norte de Chile se está convirtiendo en baba negra debido al aumento de los niveles de humedad, y los investigadores no saben cómo detenerla.

Más de 100 de estas momias -que tienen al menos 7.000 años de antigüedad- han comenzado a volverse gelatinosas, y el año pasado los funcionarios locales solicitaron a la agencia cultural de las Naciones Unidas, la UNESCO, que se les reconociera como patrimonio de la humanidad.

Por supuesto, obtener la aprobación no salvará a las momias por sí misma, pero los investigadores esperan que la mayor atención de la comunidad internacional les ayude a encontrar soluciones para la sustancia negra.

Se cree que el fenomeno es el resultado de colonias de bacterias que prosperan en la piel momificada.

“La aplicación no es un objetivo en sí mismo, sino el inicio de un proceso de herramientas de conservación mejoradas, con el estado chileno y la comunidad internacional”, dijo a Reuters Sergio Medina Parra, antropólogo y jefe de departamento de la Universidad de Tarapacá en Chile. 2016.

Desde principios del siglo XX, casi 300 momias humanas han sido descubiertas a lo largo de la costa del sur de Perú y el norte de Chile, incluyendo adultos, niños, bebés y fetos abortados.

Con algunos datados en 5050 aC, estas son las momias más antiguas descubiertas en el mundo hasta la fecha.

Fueron hechos por un grupo de cazadores-recolectores conocidos como Chinchorro, que momificaban a sus muertos aproximadamente 2.000 años antes de que los antiguos egipcios comenzaran a momificar a sus faraones.

“Las fechas que tenemos para los cuerpos son de hace 7.000 años… por lo que tienen más antigüedad relativa en términos de trabajo intencional en el cuerpo humano que la encontrada en Egipto”, dice Medina Parra.

Mientras que los egipcios reservaron la momificación únicamente para la élite, los Chinchorros parecieron momificar a casi todos, ancianos o jóvenes, sugiriendo que mantenían una sociedad muy igualitaria.

“Las momias de Chinchorro no estaban restringidas a los muertos de las clases altas. Esta comunidad era muy democrática“, dijo a Los Angeles Times Bernardo Arriaza de la Universidad de Tarapacá, quien lleva más de 30 años excavando en el área.

Arriaza sospecha que el agua potable contaminada en el área de los volcanes cercanos podría haber iniciado la práctica de la momificación, porque los investigadores han encontrado arsénico en los tejidos de las momias.

“El envenenamiento por arsénico puede llevar a una alta tasa de abortos espontáneos, y la mortalidad infantil, y la tristeza por estas muertes puede haber llevado a esta comunidad a comenzar a preservar los cuerpecitos“, dijo.

“La momificación podría haber comenzado con los fetos y crecer para incluir adultos. Las momias más antiguas que hemos encontrado son de niños”.

La razón por la cual las momias han sido tan increíblemente preservadas es que han estado enterradas bajo la arena seca del desierto de Atacama durante miles de años, donde algunas partes de la tierra no han sido afectadas por la lluvia en más de 400 años.

Durante el siglo pasado, fueron excavados y transportados a instituciones de investigación locales para la conservación.

A principios de 2015, las cosas empezaron a ir mal, y los conservacionistas chilenos recurrieron a los científicos de la Universidad de Harvard en busca de ayuda.

“Sabíamos que las momias estaban en degradación, pero nadie entendía por qué”, dijo el biólogo de Harvard Ralph Mitchell en ese momento. “Este tipo de degradación nunca se ha estudiado antes”.

El análisis de muestra de tejido de las momias reveló que estaban llenas de bacterias, pero no eran bacterias antiguas, sino del tipo que normalmente viven en la piel de las personas. Y ahora están acelerando el proceso de degradación como nunca.

“[A] tan pronto como aparecieron la temperatura correcta y la humedad adecuada, comenzaron a usar la piel como nutrientes”, dijo Mitchell a Live Science, y agregó que a menos que los investigadores locales puedan mantener a las momias de Chinchorros en las condiciones adecuadas de temperatura y humedad, ” los microorganismos nativos van a masticar a estos muchachos”.

Aún no se sabe si se aprobará la solicitud a la UNESCO, pero esperemos que los investigadores locales encuentren la ayuda que necesitan para proteger a estas momias.

Porque tener los restos de los humanos que existieron más de 2 milenios antes que los antiguos egipcios es alucinante, y no podemos dejar que eso se consuma.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.