Post Format

Estos meteoritos tendrían todos los ingredientes necesarios para la vida

Leave a Reply

En 1998, dos meteoritos con una fascinante mezcla de sustancias químicas se estrellaron contra la Tierra. Con base en un nuevo análisis, científicos han demostrado que contienen todos los ingredientes necesarios para dar lugar a la vida en cualquier lugar en el que aterricen, y pueden haber viajado desde un antiguo mundo oceánico.

En una escena sacada de una película de Steven Spielberg, uno de los meteoritos interrumpió un juego de baloncesto para niños en Texas, mientras que el otro aterrizó cerca de Marruecos. Ahora sabemos más sobre lo que los hace tan especiales. Ambas rocas espaciales contienen agua líquida y los compuestos orgánicos que la vida necesita para florecer, lo que los convierte en los primeros meteoritos en ser encontrados con estos dos tipos de ingredientes juntos.

Podrían haber contribuido potencialmente a la vida en cualquier planeta en el que aterrizaran, según los científicos. “Esta es realmente la primera vez que hemos encontrado abundante materia orgánica también asociada con agua líquida que es realmente crucial para el origen de la vida y el origen de compuestos orgánicos complejos en el espacio”, dice el investigador principal, Queenie Chan de The Open University en el Reino Unido.

“Estamos viendo ingredientes orgánicos que pueden conducir al origen de la vida”. Esos ingredientes orgánicos incluyen los aminoácidos requeridos para la formación de proteínas, así como también carbono, oxígeno y nitrógeno. Los científicos utilizaron rayos X de la instalación de fuente de luz avanzada (ALS) en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley en California para identificar los compuestos y descubrir esta combinación de ingredientes que dan vida.

Estos meteoritos no lo comprueban, pero si lo plantean

Los fragmentos de cristal analizados eran solo una fracción del ancho de un cabello humano y fueron monitoreados en detallle. Aunque no prueban que la vida exista fuera de la Tierra, ciertamente plantean la posibilidad. El equipo cree que estas rocas podrían haber venido de un mundo oceánico formado en los primeros sistemas solares, como el planeta enano Ceres.

Una posibilidad es que los chorros de hielo o agua de la actividad volcánica en Ceres (similar a los de Encelado) podrían haber imbuido estas rocas con una mezcla rica de compuestos. Se podría haber agregado más materia orgánica a través de una colisión con otro objeto como el asteroide Hebe, dicen los investigadores, mientras estas rocas volaban por el espacio.

Lo que los científicos encontraron en los diminutos cristales de sal azules y morados de los meteoritos también sugiere que provienen de una fuente similar, y sus padres asteroides pueden haber compartido alguna materia en el pasado distante. Las huellas microscópicas de agua encontradas en los fragmentos podrían remontarse al nacimiento de nuestro Sistema Solar, hace 4.500 millones de años, dice el equipo.

Falta más material por analizar 

“Es como una mosca en ámbar”, dice uno de los miembros del equipo, David Kilcoyne del Laboratorio de Berkeley. Lo que hace que los hallazgos sean tan emocionantes es cuán útiles pueden ser para futuras investigaciones. Estos meteoritos nos pueden enseñar más sobre cómo los objetos colisionantes en el espacio comparten materia orgánica, y son evidencia de cómo las semillas de la vida en un planeta pueden llegar a otro.

Con más cristales en los meteoritos aún por analizar, estas rocas podrían arrojar aún más sorpresas en el futuro. Mientras tanto, ofrecen a los expertos una visión fascinante del pasado. “Todo lleva a la conclusión de que el origen de la vida es realmente posible en otros lugares”, dice Chan.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.