Post Format

Empresa canadiense crea increíble escudo de invisibilidad

Leave a Reply

La noción de hacerse invisible (manejada en sin número de películas e historias) siempre ha hecho cosquillas a la fantasía humana. Increíblemente, los avances tecnológicos en los últimos años han traído estas fantasías al mundo real.

La última tecnología invisible, llamada Quantum Stealth, ha sido desarrollada por Hyperstealth, una compañía canadiense de diseño de camuflaje. El material es tan delgado como el papel, económico y no requiere fuente de energía. Si bien no funciona tan bien como una capa mágica, hace un muy buen trabajo para ocultar y es ciertamente confuso de ver.

El material utiliza un enfoque con el que quizás ya estés familiarizado: Lentes lenticulares. Si has visto una de esas imágenes que aparece en 3D dependiendo de cómo las mires, entones has visto esta tecnología. De manera similar, el material puede doblar la luz de una manera que significa que solo se pueden ver cosas muy cercanas o muy lejanas.

Entonces, un objeto o persona colocada detrás de él a cierta distancia se volverá invisible. El material tiene bastante capacidad de banda ancha y es capaz de doblar la luz, desde el ultravioleta medio y cercano al infrarrojo. Dada la baja resolución de las cámaras que funcionan fuera del espectro de luz visible, el efecto se vuelve mucho más pronunciado y notable cuando el material se ve a través de ellas.

Un escudo delgado, pero efectivo

El material no se ve afectado por los colores de lo que está tratando de ocultar, pero distorsiona el fondo. Entonces no es una capa de invisibilidad mágica; las personas sabrán que hay algo oculto detrás, simplemente no podrán discernir los detalles de lo que es.

La tecnología comenzó a ser desarrollada por Guy Cramer de Hyperstealth en 2010, y desde entonces ha estado trabajando con organizaciones militares para desarrollarla. Recientemente presentó cuatro patentes sobre esta y otras tecnologías relacionadas y publicó una serie de videos sobre cómo funciona.

Si bien los detalles están obviamente en secreto, la física es sorprendentemente sencilla. El principio se conoce como la ley de Snell. Cada material tiene un índice de refracción específico, una cantidad relacionada con la velocidad de la luz en ese material en comparación con la velocidad de la luz en el vacío.

Puedes ver el efecto fácilmente. Toma un vaso de agua y ponle una cuchara. Aparecerá doblado. El mismo efecto hace que las piscinas parezcan menos profundas de lo que son. Cuando la luz se mueve entre dos materiales, el ángulo en el que se mueve cambiará dependiendo del índice de refracción. Entonces, al ser inteligente con los materiales, es posible construir algo que tenga un punto ciego. Y ahí es donde sucede la invisibilidad.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.