Post Format

Droga antiobesidad en nano partículas buscan y destruyen las células de grasa como si fueran misiles.

Leave a Reply

Investigadores del MIT, Brigham y Women’s Hospital han probado recientemente una nueva forma de estimular la pérdida de grasa a través de un par de fármacos antiobesidad. En este nuevo método, hicieron uso de nanopartículas para llevarlas a áreas específicas del cuerpo.

Las drogas transforman el tejido adiposo blanco (que consiste en células que almacenan grasa) en pardas (que queman grasa) y luego promueven un proceso llamado angiogénesis, donde los vasos sanguíneos crecen en el tejido graso y aceleran el proceso de transformación anterior.

El estudio se realizó en ratones obesos, que, después de 25 días, habían perdido el 10% de su peso corporal y tenían menos probabilidades de verse afectados por la diabetes. ¿Lo mejor de todo? No mostraron signos de efectos adversos.

Dicho esto, estos productos químicos no están aprobados por la FDA para tratar la obesidad, ya que los ensayos clínicos en humanos aún no se han llevado a cabo.

Objetivo bloqueado

Los investigadores afirman que ninguno de estos medicamentos es nuevo o se desarrolló recientemente. De hecho, la verdadera magia aquí no está en las drogas, sino en la tecnología detrás de la entrega de las drogas: las nanopartículas.

Estas moléculas están compuestas principalmente de PLGA, un polímero ampliamente utilizado en la administración de fármacos en medicina. En su capa exterior hay otro polímero llamado PEG, diseñado específicamente para las proteínas en los vasos sanguíneos que rodean los tejidos adiposos, casi como los misiles guiados.

Todo el proceso se vuelve más y más efectivo ya que el proceso mencionado anteriormente, la angiogénesis, aumenta el crecimiento de estos vasos sanguíneos específicos.

Sin embargo, la angiogénesis puede ser muy dañina, más aún cuando se realiza en todo el cuerpo. Sin embargo, este método reduce enormemente ese riesgo ya que solo se ven afectadas áreas específicas del cuerpo, y los resultados que mostraron los ratones indican que no están sufriendo en lo absoluto.

El único obstáculo real detrás de este método es que actualmente, las investigaciones tenían que inyectar las sustancias por vía intravenosa en las áreas específicas. Sin embargo, ya están buscando formas más fáciles, como ingerir las moléculas.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.