Post Format

Dieta sin gluten: Más grasa, aditivos y posibles deficiencias

Leave a Reply

Es posible que hayas contemplado la posibilidad de comenzar una dieta sin gluten. Los productos sin gluten contienen más grasa, azúcares y aditivos que sus versiones convencionales. Una dieta de este tipo sin seguimiento puede ocasionar deficiencias y problemas de salud. Los productos sellados “sin gluten” no son una panacea universal, de acuerdo con la revista 60 Millions.

Más calóricos, más ricos en aditivos o incluso menos en proteínas, los alimentos sin gluten deben reemplazar su versión original solo en personas con enfermedad celíaca, con un seguimiento por parte de un profesional de la salud.  La enfermedad celiaca, también conocida como intolerancia al gluten, es una enfermedad inflamatoria crónica del intestino delgado.

Es una enfermedad autoinmune, es decir, es causada por el sistema inmune que se va en contra el cuerpo. Implica que una fracción de gluten que causa la destrucción de las vellosidades del intestino delgado (pequeñas excrecencias esenciales para la digestión). Así que esa persona sabe que estará en graves problemas al consumir alimentos con gluten.

Esto resulta en malabsorción de nutrientes, especialmente hierro, calcio y ácido fólico. Se estima que de todas las personas que siguen una estricta dieta sin gluten, tan sólo entre el 10 al 20% serían diagnosticados con enfermedad celiaca. La mayoría de personas implementan esta dieta en sus vidas, sin necesidad de hacerlo y no por esto son más saludables.

Algunos prefieren esta dieta sin necesidad

Algunas personalidades del mundo del espectáculo, como jugadores de tenis como Novak Djokovic o Jo-Wilfried Tsonga han probado o adoptado una dieta libre de gluten para perder peso, mejorar su rendimiento o su salud.  Como resultado, en los países occidentales, las ventas de productos sin gluten se han disparado a millones.

Aunque motivados por el deseo de consumir mejor, las dietas sin gluten no son necesariamente mejores para la salud. “A pesar de las afirmaciones de salud de comer sin gluten, ninguna evidencia experimental publicada respalda un reclamo de pérdida de peso para una dieta sin gluten o sugiere que la población general debería evitar el gluten”, resume una publicación de 2015. Más bien, estos productos “pueden ser altos en grasas y calorías totales y menor en proteínas”.

Una dieta bastante restrictiva

Según una investigación realizada en 2017, basada en un análisis del contenido nutricional publicitado de los productos, el pan sin gluten, la harina, la pasta y las pizzas aportaron hasta 3 veces menos proteínas que su versión convencional. Por otro lado, contenían significativamente más azúcares y, en el caso del pan, grasa. La dieta libre de gluten es de hecho “muy restrictiva”, según un comentario publicado en 2017 en el British Journal of Nursing, “afecta innecesariamente el equilibrio nutricional” cuando no va acompañado de un seguimiento por parte de un profesional de salud.

“Los individuos no celíacos que inician (una dieta libre de gluten) pueden no tener el conocimiento nutricional para compensar los desequilibrios nutricionales potencialmente dañinos”, dicen los autores. Por lo tanto, una dieta libre de gluten puede conducir a deficiencias de fibra, hierro, zinc o vitamina B. Por lo tanto, es necesaria una supervisión profesional. En la actualidad, si esta dieta es beneficiosa para los intolerantes cuando se la sigue adecuadamente para evitar deficiencias, puede ser perjudicial para quienes la siguen por elección o estilo de vida sin más información.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.