Post Format

Así “preparan” los delfines al pulpo cuando se lo van a comer.

Leave a Reply

La mayoría de las personas que comen pulpo lo prefieren inmóvil, cortado en pedazos y bien asado o cocinado de otra manera.

Sin embargo, para algunos, los brazos ondulantes y cubiertos de ventosas de un pulpo vivo son una delicia, a pesar de que esos brazos pueden adherirse a la garganta y sofocar al comensal si no han sido cortados en pedazos lo suficientemente pequeños.

Los delfines corren el mismo riesgo cuando comen pulpo, y no pueden cocinarlo o cortarlo con un cuchillo de chef. «El pulpo es una comida peligrosa», señala Kate Sprogis de la Universidad Murdoch en Australia. Incluso si un delfín logra quitar la cabeza de un pulpo, todavía tiene que lidiar con esos tentáculos cubiertos de ventosa. «Los brazos engañados serían difíciles de manejar ya que los delfines no tienen manos para ayudarlos», dice Sprogis.

Un grupo de delfines hambrientos frente a la costa de Australia Occidental ha descubierto una solución. Sacuden y tiran a sus presas hasta que se les cae la cabeza, el animal está hecho trizas y sus brazos están tiernos y no se mueven más, Sprogis y sus colegas informaron este comportamiento el 2 de abril en Marine Mammal Science.

Visto hace poco.

El comportamiento, nunca antes reportado, fue descubierto durante las observaciones entre marzo de 2007 y agosto de 2013 de los delfines mulares que viven en las aguas frente a Bunbury, en el oeste de Australia. Durante ese tiempo, los investigadores presenciaron 33 eventos en los que los delfines manejaban un pulpo con dos métodos diferentes.

En una técnica, un delfín sostenía un pulpo en la boca y lo sacudía, golpeando a su presa contra la superficie del agua hasta que la comida estaba hecha pedazos.

Cada delfín repetía su movimiento preferido, o combinaba los dos, generalmente alrededor de una docena de veces, durante varios minutos hasta que el pulpo era seguro para comer. (Ver el video a continuación)

«Si los delfines no han preparado su comida lo suficiente, entonces esto puede causar problemas», señala Sprogis. Se han encontrado dos delfines muertos en esta área con pulpos enteros alojados en sus gargantas. Los investigadores suponen que los delfines se ahogaron.

Los delfines se han ganado la reputación de abordar los alimentos difíciles de comer de forma creativa. Algunos han sido vistos utilizando esponjas en forma de cono para expulsar pequeños peces del suelo oceánico arenoso. Otros usan un proceso de seis pasos para preparar una comida de sepia.

Los delfines Bunbury comen tanto pulpos como sepias, y esas comidas parecen ser más comunes en el invierno y la primavera, cuando las aguas son más frías, señala Sprogis. Puede ser cuando el pulpo y la sepia se reproducen y pierden algunas de sus capacidades de camuflaje, lo que los convierte en presa fácil para los delfines valientes o con el conocimiento suficiente como para aprovechar la posible comida.

1

Leave a Reply

Required fields are marked *.