Post Format

China pretende instalar «sistema de crédito humano»

Leave a Reply

China puede convertirse pronto en una verdadera pesadilla de la ciencia ficción. Para el año 2020, el gigante asiático quiere evaluar socialmente a sus ciudadanos, a través de un controvertido sistema de crédito social (oficialmente conocido como Social Credit Score o SCS). La idea es simple: todo ciudadano de China, que bordea los 1.300 millones, recibirá una puntuación que estará disponible para que todos la vean.

El puntaje del ciudadano se basará en su comportamiento social (ya sea a través de sus gastos, pago de cuentas o sus interacciones sociales) y será la base de la confiabilidad de esa persona, que también será clasificada públicamente. La idea apareció por primera vez en un documento del Consejo de Estado de China publicado en junio de 2014.

La planificación es que este «servicio» esté disponible sólo a partir de 2020, pero el gobierno chino ya inició una implementación voluntaria del SCS, en asociación con varias empresas privadas, a fin de obtener los detalles algorítmicos necesarios para el sistema de gran escala que sería necesario. Las empresas que están implementando SCS incluyen a China Rapid Finance, que es socio de la red social Tencent, la mayor de China, y de Sesame Credit, una subsidiaria de la filial de Alibaba Ant Financial Services Group (AFSG).

Tanto Rapid Finance y Sesame Credit tienen acceso a cantidades enormes de datos, la primera a través de su aplicación de mensajes WeChat (actualmente con 850 millones de usuarios activos) y la segunda a través de su servicio de pago AliPay. La SCS de Tencent ya tiene la puntuación definida. Un individuo alcanza un intervalo entre 300 y 850 puntos y se divide en cinco subcategorías: conexiones sociales, comportamiento de consumo, seguridad, riqueza y conformidad.

Este sistema de crédito otorgaría un número y valor a las personas

La justificación para el uso del SCS sería la mejora de algunos de los servicios del estado. Algunos argumentan que ello daría a los ciudadanos chinos el necesario acceso a los servicios financieros. La cuestión es que el SCS va más allá de la capacidad de gestionar deudas. El programa colocaría un número y un valor en las personas. La iniciativa ya ha causado críticas en todo el mundo.

«La nota social propuesta por China es una reafirmación absoluta de que China sigue avanzando para ser un estado policial completo», dijo Anurag Lal, ex director de la Fuerza de Tarea Nacional de Banda Ancha de EEUU en el gobierno de Obama y presidente y CEO de soluciones de movilidad Firme Infinite Convergence, en entrevista al portal Futurism.

 

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.