Post Format

Científico asegura que los humanos ya hemos podido concebir un “humanzee”. Pero aun nos deja con dudas.

Leave a Reply

Esta semana, Gordan Gallup, un psicólogo evolutivo de la Universidad de Albany, Nueva York, hizo una afirmación extraordinaria: los científicos en la década de 1920 concibieron con éxito un monstruo humano-chimpancé parecido a un monstruo de Frankenstein (o “humanzee”) en un laboratorio de Florida antes de que les entraran los nervios y lo destruyeran en un momento de pánico.

Por supuesto, no hay ni una pizca de evidencia para respaldar su afirmación y simplemente digamos que esta no es la primera vez que Gallup presenta una ciencia algo cuestionable. En 2012, sugirió dar sexo oral como una cura para las náuseas del embarazo.

Entonces, ¿de dónde sacó su inteligencia secreta superior? Gallup dice que el experimento fue “confirmado” por un antiguo profesor universitario suyo, que aparentemente había trabajado en el centro de investigación de Yerkes antes de mudarse a la Universidad Emory en Atlanta en 1930.

“Inseminaron a una hembra de chimpancé con semen humano de un donante no revelado y afirmaron que no solo ocurrió el embarazo, sino que el embarazo fue a término y dio como resultado un nacimiento vivo”, dijo Gallup a The Sun.

Una historia poco creible.

Si bien parece que no tenían escrúpulos sobre las moralejas del experimento antes del nacimiento, los científicos de repente se dieron cuenta de las repercusiones éticas de un niño medio simio y mitad humano después de que nació, y lo sacrificaron.

Sin evidencia sólida, las afirmaciones de Gallup son muy dudosas, pero no sería la primera o la última vez que los científicos intentan cruzar humanos y simios. Sin embargo, sería la primera vez que cualquiera de esos intentos tuviera éxito.

Los ejemplos más conocidos fueron los esfuerzos realizados por el científico ruso Ilya Ivanovich Ivanov (“Red Frankenstein“) durante la década de 1920. Ivanov realizó estudios respaldados por bolcheviques que incluían la inseminación de esperma humano en chimpancés hembra. No se concibió ningún mono. También intentó utilizar esperma de chimpancé para fertilizar un óvulo humano pero, a pesar de los esfuerzos colosales, los experimentos nunca ocurrieron.

Luego está la historia de Oliver, el “humanzee”, cuya apariencia y comportamiento vagamente humanos despertaron rumores de que era un híbrido humano-chimpancé. Estos fueron desmentidos en 1996, cuando una prueba de ADN demostró que tenía 48 cromosomas (común para los chimpancés), no 47 como se había afirmado (a mitad de camino entre un 46 humano y 48 de un chimpancé).

Somos muy diferentes.

Aunque es difícil decir algo con absoluta certeza, el ADN humano es tan diferente incluso para nuestros parientes más cercanos que el mestizaje es probablemente imposible. A pesar de esto, Gallup cree que es posible cruzar humanos con grandes simios, incluidos gorilas y orangutanes. Él incluso ha inventado nombres para estos híbridos.

“También he acuñado los términos apropiados para referirse a los híbridos humano-gorila y los híbridos humano-orangután que serían un ‘hurilla’ y un ‘hurang'”.

Pero cualquiera que haya visto El planeta de los simios sabe que esto no es una buena idea e incluso Gallup tiene sus reservas. Sería un experimento “fascinante” pero podría terminar haciendo más daño que bien, sin mencionar las cuestiones éticas que plantea.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.