Post Format

Desde que era un chico 8 años cuida de su madre con parálisis

Leave a Reply

Lad Kudryashov, de Dobryanka, Rusia, era un chico de apenas ocho años cuando vio su vida cambiar completamente al hacerse responsable por la casa y la salud de la madre. Abandonado por su padre, que era adicto al alcohol, dedicó la infancia a cuidar de su madre, que sufrió un accidente cerebrovascular y se paralizó.

Como el padre de Vlad ya había muerto, corría el riesgo de ser entregado a un orfanato; sin embargo, Vlad se negaba a apartarse del lado de su querida madre. Su historia logró conmover a un vecino, quien afortunadamente le ayudó con la cuestión de la tutela para que no fuera a parar dentro del sistema de adopción del estado.

Al optar por quedarse, Vlad asumió la responsabilidad de todas las cosas del hogar; desde cocinar, limpiar la casa, lavar la ropa y cuidar a su madre, quien vivía en una silla de ruedas. Aún cuando la madre había perdido la capacidad de hablar, el chico se sentaba junto a ella todas las noches para poder leerle y ayudarle a aprender a hablar de nuevo.

Su historia sólo se conoció cuando cumplió los 16 años. Todos quedaron sorprendidos con su responsabilidad, adquirida de manera tan precoz. Curiosamente, a pesar de todo el trabajo que tenía en casa, logró convertirse en un atleta en levantamiento de peso y según su entrenador, Kudryashov, era uno de los mejores alumnos. Fue dentro del deporte que él también conoció a su novia Nastya, que frecuentaba la misma escuela.

El chico no ha estado tan solo

La historia fue tan conmovedora, que la suegra del joven y la novia, fueron conscientes acerca de la carga que estaba llevando Vlad, y tomaron la decisión de ayudarle a cuidar de su madre. Hoy en día, con 23 años, él joven aprendió la profesión de soldador y todavía trabaja en Dobryanka; con el propósito de poder estar cerca de su madre.

Sin embargo, se mudó con ella a una casa mejor, la cual fue donada por los dueños de la empresa en la cual trabajaba. Los jefes de Vlad, en ese momento, se sensibilizaron al conocer que al muchacho lo había abandonado su padre y que desde que tenía ocho años se ocupaba de todo lo de su mamá y por supuesto, las cosas de él para ser tan pequeño.

No deja de ser optimista

Siendo positivo con respecto a su porvenir, él dijo manifestó estar trabajando duro para poder tener un futuro y está seguro de que si sigue dando todo de sí mismo, todas las cosas van a salirle bien, al lado de su madre. Vlad espera que con los avances de la medicina moderna, su madre pueda salir de esta condición, o sino, al menos mejorar.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.