Post Format

Espeluznante bebé robot muestra lo repugnante que puede ser tu alfombra

Leave a Reply

No debería sorprender a nadie que las alfombras del hogar sean depósitos masivos de suciedad, alérgenos y microbios. A medida que caminamos, muchas de esas partículas se elevan en el aire, lo que ha llevado a algunos científicos a preguntarse: ¿qué cantidad de estas cosas inhalaría un típico bebé gateando?. Las crías humanas pasan varios meses arrastrándose con sus manos y pies regordetes, explorando el entorno antes de que puedan mantenerse de pie.

Pero son minúsculos en comparación con los adultos, por lo que es posible que en realidad provoquen menos suciedad. Para obtener algunas respuestas, un equipo de investigadores estadounidenses y finlandeses primero necesitaron un bebé que pudiera arrastrarse repetidamente por pedazos de alfombra en un ambiente controlado de cámara de aire.

Entonces, construyeron uno. Y si bien apreciamos el esfuerzo valioso que llevó a su producción, la cosa es tan extraña que nos está dando escalofríos. Independientemente de su apariencia, el «bebé simplificado de rastreo mecánico» del equipo, estaba equipado con una gama de sensores de aire y logró con éxito un total de 25 experimentos de rastreo en cinco piezas de alfombras donadas por casas residenciales reales en Helsinki.

Para la comparación de datos, los investigadores también enlistaron a un voluntario adulto equipado con un traje de cuerpo completo y máscara de filtro para realizar 25 experimentos adicionales de caminata de la misma duración y en las mismas condiciones. «Utilizamos instrumental de aerosoles de última generación para rastrear las partículas biológicas que flotan en el aire alrededor del bebé en tiempo real, segundo a segundo», explica el investigador principal Brandon Boor de la Universidad Purdue.

Este robot bebé demuestra a lo que están expuestos los bebés humanos

Lo que descubrieron fue que, por cada kilogramo de masa corporal, los bebés inhalan cuatro veces la cantidad de material biológico en partículas que se levanta de la alfombra como lo haría un adulto; las concentraciones de estos desechos del piso en el aire pueden ser hasta 20 veces mayores en los bebés que mantienen en el piso. «Realmente crean esta nube concentrada de microbios alrededor de ellos mismos mientras se arrastran», dice Boor.

Pero antes de enloquecer por el bienestar del bebé robot o tu pequeño humano que gatea, los investigadores dicen que probablemente no sea tan malo como parece. «Muchos estudios han demostrado que la exposición por inhalación a microbios y partículas que transportan alérgenos en esa parte de la vida juega un papel importante en el desarrollo y la protección contra el asma y las enfermedades alérgicas», dice Boor.

A lo que se refiere es a un concepto conocido como el «mecanismo de viejos amigos», una idea principal entre los especialistas en alergias que sugiere que cuando estamos expuestos a una amplia gama de microbios inofensivos a temprana edad, nos ayuda a desarrollar un sistema inmunitario bien regulado. En general, el equipo está muy orgulloso de su nuevo sistema que nos permite conocer más sobre la exposición de los bebés a los microbios, y los investigadores esperan continuar trabajando en esta área.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.