Post Format

Balleneros japoneses regresan a puerto con 117 cadáveres

Leave a Reply

Después de una expedición de 3 meses, balleneros japoneses regresaron al archipiélago con 177 cadáveres de ballenas, asegurando una vez más que esta cacería es parte de una investigación científica.  Después de una expedición de 3 meses, los balleneros japoneses regresaron al archipiélago con 177 cadáveres de ballenas, asegurando una vez más que esta cacería es parte de una investigación científica.

Después de haber regresado a puerto con 177 cuerpos de los mamíferos, después de una expedición de tres meses al Pacífico después de una campaña en la Antártida durante el invierno, poco les ha importado las críticas internacionales. Durante esta misión de 98 días, tres buques especializados mataron 43 ballenas Minke y 134 ballenas boreales, anunció la Agencia de Pesca el 22 de agosto de 2018.

Japón pedirá flexibilizar la moratoria sobre la caza de ballenas. El archipiélago, que sigue matando a los cetáceos como parte de un programa de “investigación científica”, ha abogado desde hace tiempo por la relajación de la moratoria establecida en 1986. Así que 117 cetáceos les parece tal vez, una cantidad muy baja para sus “investigaciones científicas”.

También tienen la intención de presentar una solicitud de recuperación parcial de los cetáceos. Hay una reunión programada de la Comisión Ballenera Internacional (IWC) para septiembre de 2018 en Brasil. Australia ya ha anunciado que se opondrá enérgicamente. “La ciencia es clara, no necesitamos matar ballenas para estudiarlas”, señaló el Ministerio de Relaciones Exteriores australiano en un comunicado a principios de agosto.

Los balleneros lo hacen “por la ciencia”

Pero Japón no falla: “Los datos que se han recopilado serán analizados y presentados al comité científico de la IWC, mejorando así el conocimiento científico para la conservación y gestión de los recursos de cetáceos”. Aseguran que se intenta demostrar que la población de ballenas es lo suficientemente grande como para apoyar la reanudación de la caza comercial de ballenas, que Noruega e Islandia son hoy en día los únicos países en el mundo que la practican abiertamente, aunque Islandia ha ralentizado su actividad.

La caza de ballenas es defendida por algunos círculos políticos japoneses como una tradición para preservar. Pero si bien es cierto que la carne de cetáceos ha sido una fuente de proteína que salvava vidas en los años inmediatamente posteriores a la guerra, hoy la mayoría de los japoneses dicen que no la comen, o muy raramente. Sin embargo, el poco porcentaje de personas que la consume; sigue siendo un número muy alto.

Consumo de ballenas en países civilizados

Curiosamente Japón, Noruega, Islandia y Dinamarca son en teoría unos de los países más civilizados en materia ambiental y en donde se castiga fuertemente infracciones como por ejemplo; arrojar una basura a la calle; algo que irónicamente podría carrear no sólo costosas sanciones; sino que incluso son contravenciones que podrían poner a una persona tras las rejas.

Para muchos japoneses, la caza y el consumo de ballenas es una tradición milenaria y es inconcebible para ellos abandonarla. La caza de ballenas en el archipiélago comenzó entre el año 14.000 y 300 antes de Cristo. Sin embargo, no fue sino hasta 1896 cuando comenzaron a hacerlo a escala industrial. Lo peor de todo es que la carne de ballena que obtienen los japoneses no es suficiente; razón por la cual recurren al importe de esta de países escandinavos.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.