Post Format

Los antepasados de los humanos sufrían de los mismos problemas dentales que nosotros, a pesar de tener dietas distintas.

Leave a Reply

La erosión dental es uno de los problemas dentales más comunes en el mundo de hoy. Las bebidas gaseosas, los jugos de frutas, el vino y otros alimentos y bebidas ácidas suelen ser los culpables, aunque quizás sorprendentemente la forma en que limpiamos los dientes también juega un papel.

Todo esto suena como un problema bastante moderno. Pero la investigación sugiere que en realidad los humanos han estado sufriendo la erosión dental durante millones de años.

Mis colegas y yo hemos descubierto lesiones dentales notablemente similares a las causadas por la erosión moderna en dos dientes frontales de 2.5 millones de años de uno de nuestros antepasados ​​extintos.

Esto se suma a la evidencia de que los seres humanos prehistóricos y sus predecesores sufrieron problemas dentales sorprendentemente similares a los nuestros, a pesar de nuestras dietas diferentes.

La erosión dental puede afectar a todo el tejido dental y generalmente deja lesiones poco profundas y brillantes en el esmalte y la superficie de la raíz. Si se cepilla los dientes con demasiada fuerza, puede debilitar el tejido dental, lo que con el tiempo permite que las comidas y bebidas ácidas creen agujeros profundos conocidos como lesiones cervicales no cariosas (NCCL).

Encontramos tales lesiones en los dientes fosilizados de una especie ancestral humana Australopithecus africanus. Dado el tamaño y la posición de las lesiones, es probable que este individuo haya tenido dolor de muelas o sensibilidad.

Entonces, ¿por qué este homínido prehistórico tuvo problemas dentales que parecen indistinguibles de los causados ​​por el consumo de grandes cantidades de bebidas gaseosas en la actualidad?

La respuesta puede regresar a otro paralelo poco probable. El desgaste erosivo hoy en día a menudo también está asociado con el cepillado agresivo de los dientes. Australopithecus africanus probablemente experimentó una abrasión dental similar al comer alimentos duros y fibrosos.

Para que se formen las lesiones, todavía habrían necesitado una dieta alta en alimentos ácidos. En lugar de bebidas gaseosas, esto probablemente vino en forma de frutas cítricas y verduras ácidas.

Por ejemplo, los tubérculos (patatas y similares) son difíciles de comer y algunos pueden ser sorprendentemente ácidos, por lo que podrían haber sido la causa de las lesiones.

La erosión dental es extremadamente rara en el registro fósil, aunque esto podría deberse a que los investigadores no han pensado en buscar evidencia de ello hasta ahora. Pero otro tipo de problema, las lesiones cariosas o las caries, se han encontrado con mayor frecuencia en los dientes fosilizados.

Las caries son la causa más común de dolor de muelas hoy en día y son causadas por el consumo de alimentos con almidón o azúcar y bebidas, incluidos los granos.

A menudo se los considera un problema relativamente moderno relacionado con el hecho de que la invención de la agricultura introdujo grandes cantidades de carbohidratos y, más recientemente, azúcar refinado en nuestras dietas.

Pero investigaciones recientes sugieren que este no es el caso. De hecho, ahora se han encontrado caries en fósiles dentales de casi todas las especies de homínidos prehistóricos estudiados.

Probablemente fueron causados ​​al comer ciertas frutas y vegetación además de miel. Estas lesiones a menudo eran graves, como en el caso de las cavidades que se encuentran en los dientes de las especies recientemente descubiertas, Homo naledi.

De hecho, estas cavidades eran tan profundas que probablemente tardaron años en formarse y casi con certeza causaron un dolor de muelas serio.

Abrasión dental

Otro tipo llamativo de desgaste dental también es más común en el registro fósil, y de nuevo podemos adivinar cómo y por qué fue creado mirando los dientes de las personas que viven hoy en día.

Este proceso, llamado abrasión dental, se produce al frotar o sostener repetidamente un objeto duro contra un diente. Podría provenir de morderte las uñas, fumar una pipa o sostener una aguja de coser entre tus dientes.

Estas actividades generalmente toman años para formar muescas y ranuras perceptibles, por lo que cuando encontramos tales agujeros en los dientes fosilizados ofrecen fascinantes perspectivas sobre el comportamiento y la cultura.

Los mejores ejemplos de este tipo de desgaste dental prehistórico son los “surcos de palillo de dientes”, que se cree que son causados ​​por colocar repetidamente un objeto en la boca, generalmente en los espacios entre los dientes posteriores.

La presencia de arañazos microscópicos alrededor de estos surcos sugiere que son ejemplos de higiene dental prehistórica, donde el individuo ha utilizado palos u otros implementos utilizados para desalojar los alimentos.

Algunos de estos surcos se encuentran en los mismos dientes que las caries y otros problemas dentales, lo que sugiere que también pueden ser evidencia de personas que intentan aliviar su dolor de muelas.

Estas lesiones se han encontrado en una variedad de especies de homínidos, incluidos humanos prehistóricos y neandertales, pero solo en las especies más estrechamente relacionadas con nosotros, no en nuestros ancestros más antiguos.

Esto podría significar que este desgaste dental es el resultado de un comportamiento más complejo de especies con cerebros más grandes. Pero es más probable que sea una consecuencia de diferentes dietas y hábitos culturales.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.