Post Format

Este adorable niño tiene una condición llamada “cabello inpeinable” y es una rara condición genética.

Leave a Reply

Puede sonar como una excusa para un mal día del cabello, pero el Síndrome del Cabello No Combatible (UHS) es en realidad una verdadera condición genética.

Es causada por una rara mutación genética y crea un cabello rubio plateado o pajizo que se daña fácilmente y no se puede peinar. ¿El resultado? Cabello rizado y brillante que sobresale en todas las direcciones.

Algunos han especulado que el capricho genético es lo que le dio a Albert Einstein su rebelde cabello, aunque la idea nunca ha sido puesta a prueba (además, era famoso por ser un poco desaliñado de todos modos, y su cabello no parecía tan loco cuando era joven).

Sin embargo, las aproximadamente 100 personas que se estima que tienen el síndrome, de hecho tienen peinados similares al genio científico.

Taylor McGowan, una bebé de 18 meses de Chicago, es una de esas personas, y es una de las personas más lindas que jamás hayas visto.

“Su cabello se ve increíble, como si fuera un mini Albert Einstein”, dijo la madre de Taylor, Cara McGowan.

El apodo se quedó, y Taylor ahora tiene su propia página de Facebook, Baby Einstein 2.0. Fue creado por la madre de Taylor, que tiene una gran opinión sobre la educación pública en UHS, especialmente cuando se trata de luchar contra el acoso y los esfuerzos de positividad corporal.

Taylor tiene una rara mutación genética llamada PADI3, que es uno de los tres genes, incluidos TGM3 y TCHH, que se han relacionado con UHS. Todos estos genes codifican enzimas que ayudan a formar el tallo del cabello.

Sin embargo, cuando estos genes mutan, el tallo del cabello no se desarrolla como lo haría normalmente. En aproximadamente la mitad de las personas con UHS, el tallo del cabello tiene surcos en toda su longitud, y puede tener forma de corazón o ser triangular en lugar de redondo.

Estas peculiaridades pueden convertir el cabello de un bebé en una especie de “Afro blanco”, pero la estructura subyacente del cabello es realmente diferente de los mechones estrechamente enrollados responsables de la textura del cabello africano.

Los McGowans notaron por primera vez que el cabello de Taylor era diferente cuando tenía entre 4 y 6 meses de edad. Muy pronto, se convirtió en su marca registrada, y comenzaron a referirse a ella como “The Hair”.

Una enfermera les dijo que las cerraduras difusas y rígidas pronto se caerían, pero nunca lo hicieron. Luego, la abuela de Taylor tropezó con fotografías de otros niños con UHS.

“Básicamente nos reímos. Pensamos que no había manera de que nuestro hijo pudiera tener esta condición ultra ultra rara que solo afecta a 100 personas en todo el mundo”, dijo McGowan.

“Y estábamos completamente equivocados”.

Después de contactar al científico alemán Regina Betz que descubrió el gen PADI3, los McGowan enviaron muestras de sangre para ver si su familia portaba la mutación. Los resultados confirmaron que Taylor era una de las pocas personas en el mundo que sí tiene UHS.

Debido a que la condición es recesiva, las personas con UHS son aquellas que heredan dos copias de las mutaciones genéticas, una de cada padre. Esta es la razón por la cual los padres de Taylor tienen cabello castaño, a pesar de llevar ellos mismos el gen PADI3.

“Cuando me enteré de la verdadera rareza de la afección, supe que nuestra familia la había abrazado por completo cuando me sorprendí diciéndole a mi esposo lo romántico que era que nosotros dos genuinamente teníamos que estar destinados el uno para el otro para poder crea un ser humano tan raro y único “, escribió Cara en un artículo sobre Love What Matters.

“Si tenemos otro hijo, las posibilidades de que ese niño tenga UHS serán de 1 en 4 para nosotros como pareja”.

Si bien el gen recesivo es, sin duda, raro, los casos de UHS probablemente no sean informados, según los Institutos Nacionales de Salud (NIH). Betz dice que ha diagnosticado a 70 personas más con ese tipo de cabello, y cree que hay miles más por ahí.

Debido a que algunas personas con UHS superan los síntomas a medida que envejecen, la condición puede pasar desapercibida. Pero Cara no está esperando para ver si Taylor podría salir de su funky ‘do.

“Después de un período de tristeza, finalmente (y afortunadamente), mi instinto de ‘mamá oso’ comenzó. Nadie iba a burlarse de mi hijo”, escribió Cara en Love What Matters.

De eso se trata Baby Einstein 2.0.

“Nuestro mensaje que nos gustaría difundir es el de aceptar la diversidad, amarse a uno mismo, reconocer el acoso y cómo se ve y detenerlo”, dijo Cara.

“Ser diferente está bien, ser diferente es aceptable y debe celebrarse”.

0

Leave a Reply

Required fields are marked *.